Volta Estenalles 2018 – Mi primera marcha de carretera.

Esperando la salida – Volta Estenalles 2018

Este domingo 14 de Octubre, se celebró la marcha cicloturista «Volta Estenalles» que se inicia y finaliza en Terrassa, la ciudad donde vivo.

Había amenaza de lluvia fuerte para ese día, y tenía bastante claro que si amanecía lloviendo fuerte no iba a participar. No vivo de esto y jugármela bajando el puerto de Estenalles en esta época del año con lluvia no entraba en mis planes.

Amaneció nublado con claros, pero totalmente seco, así que me planté en la salida con mi compañero de fatigas Raúl, dispuesto a afrontar mi primera marcha de carretera. La verdad es que era el debut ideal porque la marcha larga eran 137 km con 2150 de desnivel, por carreteras que conozco muy bien.

Siempre salgo solo o con Raúl en carretera y eso de rodar en grupo, bajar un puerto con más gente,… me daba un poco de miedo por posibles caídas o encontronazos.

Pasadas las 8:30 se dio la salida y para entrar en calor, subida al puerto de Estenalles, el más mítico de la zona, y el que da nombre a la marcha. Lo bueno de eso es que ya de salida se rompe toda la marcha y se forman los grupos más o menos acordes a su ritmo.

En nuestro caso tiramos bastante fuerte, siempre basándonos en nuestros ritmos. Mi idea era dosificar más en la subida e ir más relajado pero Raúl estaba encendido. Tras 45 minutos desde la salida, coronamos Estenalles. Parada muy rápida para abrocharme el cortavientos y subirme los manguitos que llevaba enrollados en la muñeca, y nos tiramos para abajo. Por suerte salvo alguna humedad estaba todo seco, y bajamos muy rápido, mi record personal en Strava de las 4 veces que he bajado por allí.

A punto de coronar Estenalles – Volta Estenalles 2018

En Navarcles (km 35), estaba situado el primer avituallamiento. Estirar un poco las piernas, comer una banana y de vuelta de nuevo a la bicicleta. De ahí hasta Calders es un tramo de carretera con largas rectas, falso llano en subida, que se hace bastante pesado. Fuimos adelantando a alguna gente hasta que nos incorporamos a un grupo con un ritmo parecido. Quizá nuevamente más fuerte de lo que me hubiera gustado, pero se podía aguantar, pero mi miedo era siempre el mismo. No vaciarme para que no me se me hiciera agónica la parte final. 

En Calders se hacía el desvío entre la marcha larga y la corta. Más de la mitad del pequeño grupo en el que íbamos tiraron para la corta. Y nos quedamos unos 5 o 6,  de los cuales 3 se saltaron un semáforo en rojo y me tocó cazarlos en la bajada a Artès.

Desde Artès hasta Avinyó también es un terreno bastante llano, con alguna pequeña subida y bajada. Ahí me mantuve siempre a cola de grupo. Y recuerdo que iba tirando siempre el mismo. Me llamó la atención que nadie hablaba, era todo silencio sepulcral, no sé si es porque es gente que no se conocía entre sí, o porque iban muy concentrados.

De Avinyó a Moia toca subir de nuevo, y ahí ya no hay grupo que valga, cada uno a su ritmo como buenamente pueda. No es una subida muy exigente en cuanto a pendientes, ya que hay algún llano, incluso alguna pequeña zona de bajada… Pero es un tramo que se me hace muy muy pesado, no sé muy bien por qué. Bueno sí, porque son casi 30 km jeje.

El segundo avituallamiento estaba situado en L’Estany un poco antes de Moia. Y ahí me indigné bastante porque contaba con comer algo, pero no había nada. Solo dos platitos de galletitas saladas. No soy nada exigente en el tema avituallamientos, ya que siempre tiro de platanos/bananas, que te los encuentras hasta en la marcha de pueblo más humilde. Pero aquí ni eso… Muy mal en ese aspecto.

Mi idea era comer en los 3 avituallamientos, y después llevarme un gel y una barrita extra. Por suerte cogí dos geles y dos barritas, porque me salvaron en una situación como esta.

Y a partir de aquí viene la parte «épica», nada más salir de este avituallamiento , empieza a llover seriamente, así que me paro y me pongo el impermeable que llevaba en el bolsillo trasero. Y a partir de ahí el diluvio universal. Mucho miedo en la pequeña bajada que entra a Moia, y aprovechamos la ciudad para refugiarnos en un portal y ponernos los gorros. Sí habéis leído bien, gorros.

Son unos gorros que venden en el Decathlon que se ponen encima del casco e impiden que te mojes la cabeza, y la lleves caliente. Un gran invento, aunque por lo que parece muy desconocido. Lo estrené en la Gran Fondo Priorat de este año, y causábamos sensación, la gente se reía, algunos pensaban que eran gorros de ducha,… Ayer hasta uno me dijo «cofia»…  Si te dejas de lado el postureo es algo que recomiendo en días de lluvia intensa. Lo puedes llevar fácilmente en un bolsillo que no ocupa nada y te mantiene la cabeza seca y caliente.

Volviendo al tema que nos ocupa, nos pusimos los gorros, me acabé de tomar la barrita que me había empezado a comer en el segundo avituallamiento, y reemprendimos la marcha.

La cantidad de agua que cayó desde ese punto hasta Calders, fue brutal. Sensación de mojadura, de frío, agua cayendo por arriba, y por los lados debido al viento, la rueda de mi compañero que iba delante soltándome agua en la cara a pesar de que le di distancia… Y la sensación de peligro que me causa rodar en bici de carretera con unas condiciones así. 

En ese tramo mis pulsaciones cayeron en picado. Es un tramo de recta larga, picando hacia abajo, y a pesar de ir rodando rápido, las pulsaciones oscilaban entre zona 0,8 y 1,2 . Cuando en estas condiciones debería ir como mínimo en Z2 media. Ahí me acojoné un poco por si estaba entrando en hipotermia o algo así.

Por suerte al llegar a Caldas el diluvio paró. Lo malo es la bajada con la carretera mojada. Algo que me da mucho respeto/miedo, y hay que ser muy suave e ir despacio sin inclinar demasiado. Eso y mantener el tacto de los frenos, e ir tocándolos para mantener la banda de frenado y evitar darnos un susto o algo peor cuando tengamos que frenar en la primera curva. 

Llegada a Monistrol de Montserrat, parada rápida para vaciar la vejiga, estirar piernas, y afrontar la ultima subida larga del día desde Monistrol hasta el cruce con la famosa V.

Subiendo a Monistrol, con los gorros e impermeables

Ahí ya volví a recuperar el pulso y subimos a buen pulso adelantando a la gente que nos había rebasado en la parada anterior.

A partir de ahí, lo más difícil ya está hecho , recta y bajada a Sant Llorenç de Savall que me conozco de memoria, y que aunque estaba mojada, es un asfalto muy poroso que seca muy bien y con buen agarre y pude bajar relativamente rápido.

Tercer y último avituallamiento en Sant Llorenç de Savall, nueva vaciada de vejiga y aquí si que había platanos, así que me comí cuatro cortes, me quité el gorro, y a rodar hasta Castellar del Vallés sin mayor contratiempo ya que es en llano y bajada y solo hay que tener cuidado con algunas curvas muy cerradas y que con la carretera mojada pueden complicarse.

Y para rematar la marcha mi temido trayecto Castellar del Vallés – Terrassa, donde he petado varias veces en mis salidas de fin de semana, ya que suele ser la última parte de muchos de mis entrenos y he tenido varias pájaras.

Por suerte ( y por haberme alimentado bien) ayer me encontraba bien, y con energía, y fuimos dosificando hasta acabar a tope, y llegar por fin a Terrassa. Un par de giros en el polígono y META !! GANADOR !!

Jajaja, ya me gustaría, pero va a ser que no. Además no es competitiva, es más no es ni cronometrada, lo cual me parece muy bien. Saludos con el compi, y felicitaciones mutuas por haber conseguido algo que unos meses atrás nos parecería casi imposible.

25km/h de media datos Strava. 

A partir de ahí, apoyar las bicis, ir a por los bocatas de butifarra y sentarnos sonrientes a revivir las batallitas de la carrera y a comentar lo petados que estábamos.

Las dos máquinas después de la batalla

Nos encontramos también tanto en la salida como en la llegada a nuestro fisio «Rafa», el cual nos dijo en la llegada que había tardado 4h 7 minutos y que había llegado el primero de toda la marcha. ¡¡Máquina!!

Muy contento por mi rendimiento y por haberla compartido con Raúl, con el que he compartido muchos entrenos y salidas y penurias este año 🙂

Carpas para comer en la llegada
Comiéndome el merecido bocata de butifarra.
Video de mi Volta Estenalles 2018
Video oficial resumen Volta Estenalles 2018

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.