Camino de Santiago. Reflexión 1 – ¿Me he pasado con el peso?

Una de las cosas que más me sorprendieron durante las 6 etapas que hice del Camino de Santiago, fue lo que cambia una bicicleta con el peso.

Ya no sólo a nivel de comportamiento, sino también a nivel de dureza. Es obvio que cuanto más peso, más cuesta moverla, pero realmente me pareció muy duro en muchos momentos.

Me sorprende que la gente pueda hacer rutas tan exigentes con tanto peso. En estas etapas había subidas muy muy muy duras. Desde la ya famosa subida a O Cebreiro, a mil y una subidas muy duras por otras zonas menos famosas.

Quizá la gente se baja en determinados puntos, o quizá no. No lo sé.

Yo conseguí subirlas montado, a base de molinillo ( el desarrollo que viene en mi Oiz es un 34 – 50 ), pero sobre todo a base de dejarme los músculos y rodillas. A partir del segundo día ya empecé a tener molestias musculares, o de tendones. Tenía que haber puesto un plato de 32 dientes que compré para la ocasión, pero que no llegué a montar porque creí que con el 34 me apañaría bien. Errorrrrrrrrrrrrrrrrrr , no contaba con las subidas tan exigentes que hay en estas etapas del Camino.

El principal inconveniente de este tema del peso, para mí ha sido que por muy bien y en forma que estés a nivel cardiaco, los problemas te van a venir por otro sitio. Concretamente por los músculos, tendones,… que no están entrenados para hacer un esfuerzo tan exagerado.

En mi caso, ya el segundo día empecé con dolores en isquios (cosa que jamás me había pasado ) y con dolores en zonas tendinosas de las dos rodillas. Es decir, la noche del segundo día ya tuve que empezar con ibuprofenos. Y más adelante también comprar una crema especial.

Aún así, tuve suerte porque yo no hice el Camino completo. Solo 6 días. Y tengo claro que con más días hubiera tenido que abandonar. Han pasado 5 días desde que acabé el camino y aún tengo tocada la rodilla derecha.

Y todo esto me lleva a la siguiente reflexión. Hay mucha gente que lo hace con el mismo modelo de alforjas que yo, y con bicis mucho más sencillas y pesadas que la mía.

  • ¿ Falla mi estado de forma respecto a los demás?
  • ¿ Hay que hacer entreno específico?
  • ¿ No hay ningún fallo y simplemente hay que asumir que bajarse de la bici y empujar tiene que ser una opción frecuente?
  • ¿Me he pasado con el peso?

En una de las etapas estuve hablando con otro chico que iba en bici de montaña pero sin equipaje, y me estuvo contando que estaba retomando el Camino. Hace 7 años ( o 9, no recuerdo bien) , lo comenzó desde Saint Jean Pied de Port, con alforjas, y tras varias etapas lo tuvo que abandonar porque le salió tendinitis en las rodillas, del peso de las alforjas. Y ahora lo estaba retomando sin nada, porque su suegro iba de soporte en una Camper y se encargaba de llevar todo de una etapa a otra.

Esto me hizo ver que no soy el único al que le ha pasado, pero no sé si es algo habitual, o como evitarlo para próximos viajes.

Y dicho todo esto, aquí os dejo con los datos del peso total que he ido arrastrando durante mi particular Camino de Santiago.

Para poder pesar la bici tengo que desmontar la rueda delantera ya que sino al inclinarse la rueda me toca el suelo.

RESUMEN:

Peso bici en orden de marcha, sin rueda delantera. Es decir con timbre, portabultos, bidones llenos de agua, soportes,…:

Lo del agua es porque hubo varias etapas que nos sobraban botellas de aguas y me las cargaba en las alforjas para ir rellenando por el camino. Nunca máis.

Así que redondeando un peso medio de 32 kg.

¿Como lo veis?

¿Está dentro de la media de la gente que hace este tipo de viajes, como el Camino de Santiago?

¿Me he pasado?

Dejadme vuestros comentarios.

Muchas gracias!!

P.D: Aquí tenéis la entrada en video que subí a Youtube.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.